• Una Playerita

CUANDO LOS MILLENNIALS ÉRAMOS NIÑOS…

Hablar de los 90's cuando los millennials de hoy éramos niños suena como a un cuento de muy, muy lejano y pues no, bueno no para tanto, mmmm… bueno si, mas o menos.

Pero a todo esto ¿quienes son los millennials? Aquellos nacidos entre 1981 y 1993 (más menos y los del 80 y 79 no se sientan mal podemos adoptarlos), los que en su mayoría disfrutamos de la mejor de las infancias, aquellos que arrancamos la década de los 90's entre 6 y 11 años de edad... Cuando ser niño tenía un gran valor...


Si, esa generación que vio nacer a simba, en 1994 cuando se estrenó EL Rey León de Disney, nosotros fuimos los primeros en sufrir la muerte de Mufasa, nooo...


Los primeros que cantamos Hakuna Matata y bueno creo que lo seguimos cantando. Sin darnos cuenta Disney nos estaba preparando para lo que sería nuestra vida adulta, sin nada que temer, sin preocuparse ... a vivir así yo así aprendí Hakuna Matata ...

Fuimos esa generación por la cual crearon los tazos, uy los tazos tenían un gran valor en el gremio de nuestra infancia, se coleccionaban, se clasificaban y se intercambiaban como un gran tesoro...

Hablar de la infancia de los millennials es adentrarte en un mundo lleno de aventura, donde estaba permitido jugar en las calles, pasear en bici y andar en patines, pero a la vez podías jugar resorte, escondidas y salir victorioso gritando “Un dos tres por mi y por todos mis amigos”

Donde había diversión absoluta, porque no, definitivamente no teníamos tablet ni iPhone, pero sí mucha imaginación para convertir una tiza o un pedazo de tabique en un largo avión pintado en el suelo y brincar una y otra vez de ida y vuelta mostrando tus mejores pasos y tu gran equilibrio...

Donde jugar con barbies o nenucos resultaba igual de divertido que jugar stop y declararle la guerra a tu peor enemigo...

Fuimos esa generación que coleccionaba donas, si en nuestra infancia las donas se habrían convertido en más que un accesorio para el cabello, porque déjame decirte querido centennial que eso a lo que tu llamas scrunchies tiene una gran y valiosa historia...


Las donas en nuestra infancia surgen con Fey, una cantante de Pop de los 90's que seguro conoces y recuerdas por su canción de “Tu mi complemento mi media naranja” fue quien impuso moda portando estas donas como bonitas pulseras, parecería que entre más tuvieras en la muñeca, más fashion eras, y si, también servía para confirmar tu amor al niño que te gustaba, ya que si alguien te regalaba una era porque significabas mucho o no faltaba el galán rompecorazones que se pasaba robando y coleccionando estas preseas de las niñas que le gustaban ...

Pero no todo en los 90's era Fey y su media naranja, nuestra infancia estuvo repleta de valiosas series televisivas como El Príncipe del Rap, donde seguro recordarán los inicios de Will Smith cantando “Y esta es la historia pongan atención de cómo mi vida se transformó, cambie de arriba a abajo como nunca pensé y llegué a ser príncipe de todo Bel Air”

O que me dicen de Dinosaurios, la serie que nos contaba las historias de una familia de dinosaurios y su pequeño bebé Sinclair con “Soy el nene el consentido suavecito y abrazable y a mi papi yo le pego con una sartén”

También reímos, lloramos y nos desesperamos con los balones que se suspendían en el aire durante más de tres minutos con los Super campeones, disfrutamos viendo a Serena y sus amigas convirtiéndose en chicas mágicas en Sailor Moon, y que me dicen de “Dame tu fuerza pegaso” en los caballeros del zodiaco, peleamos disfrazados de Power Rangers... Que buenos eran y como buen niño noventero seguro también fuiste a ver su peli al cine y quizá fuiste uno de los afortunados que la vio aunque fuera sentado en las escaleras.


Todo millennial recuerda el festejo en la escuela el 30 de abril donde te esperaba gran diversión con un buen “convivio en el salón”, seguro tu mamá y tus maestros habían preparado hot dogs, sándwiches y refrescos para celebrar, además podías ir vestido con tu mejor ropa y dejar por un día de bolear tus zapatos y quizá saliendo de aquel festejo, tus papás te llevarían a cerrar con broche de oro por una cajita feliz porque cabe señalar que en ese entonces ir por una cajita feliz sí que era mágico...

Así podríamos hacer una novela de la infancia de los millennial, porque esas tardes jugando con tus amigos eran verdaderamente divertidas y hoy seguro que las atesoras como lo mejor de tus recuerdos de esa época, no olvides nunca al niño que algún día fuiste, sonríe y ¡feliz día del niño millennial!

  • Blanca Facebook Icono
  • Blanco Icono de Instagram
¡SUSCRÍBETE!

Recibe tips, promociones y descuentos 

UnaPlayerita.com © 2018